Reciclarse en el entorno digital. Un mundo laboral muy cambiante

Si te dedicas al mundo del marketing digital, sabrás que es un sector que está en continuo cambio. Todos los días hay novedades, ya sea en un algoritmo de una red social o una nueva funcionalidad de Facebook. Estos cambios son fruto de que lo digital aún no está maduro, y de que, simplemente, las tecnologías (y el marketing digital está muy influenciado por ellas) avanzan a pasos agigantados.

Un nuevo orden digital ha llegado El nuevo y cambiante entorno digital ha hecho que todo cambie: la forma en que los usuarios disfrutan de su tiempo libre, cómo trabajan, cómo se relacionan con otros usuarios y, por supuesto, la manera en la que se relacionan y tratan de llegar a las empresas, marcas y profesionales. Y esto cambia todos los días. El usuario ya no quiere usar marcas que lo único que hacen es dirigirse a él para venderle sus productos o servicios, ahora es un usuario proactivo, un prosumer, que sabe perfectamente lo que quiere y que tiene acceso a una gran información acerca de lo que necesita.

Ahora la batalla no está en los conocidos y tradicionales mass media, sino en lo digital. Usuarios y marcas se encuentran en canales como Facebook, Twitter o Instagram, y es ahí donde se ve más claramente el cambio de paradigma.

La necesidad de renovarse en un entorno cambiante Piensa un momento: cuando tienes un negocio físico, ¿no tratas siempre de adecuarte a las necesidades de tu cliente potencial y al que ya es un cliente de facto? Las necesidades de las personas cambian, y tú estás ahí para satisfacerlas y, si tienes que cambiar, lo haces.

En lo digital es exactamente igual: el cliente tiene preguntas y cosas que tiene que solucionar y tú tienes que ser su alternativa. La cuestión es que, a veces, es posible que necesitemos una formación adicional para poder hacerlo debido al cambio continuo que antes mencionábamos.

¿Cuáles son las consecuencias de no actualizarse? Para empezar, las limitaciones que te impone estar desactualizado: es decir, no estar al día en las nuevas tendencias del marketing no te permite contemplarlas para poder incorporarlas a tu arsenal de herramientas y armas a la hora de ofrecer tus servicios a un cliente.

En la misma línea, la falta de actualización no permite afrontar retos diferentes y nuevos que podrían ser muy buenos, mientras que, si te formas y te reciclas, se abre la puerta a un nuevo mundo de posibilidades que, realmente, no sabes a dónde te puede llevar.

Por otro lado, esa incapacidad puede hacerte perder tu fortaleza y tu valor diferencial frente a la competencia, y no dudes de que tus competidores van a darse cuenta de que la tienes. Y la van a explotar con toda seguridad.

Deja tu currículum a un lado y sigue aprendiendo siempre Por suerte, siempre tienes la posibilidad de reciclarte de la mejor manera posible. Es lo mismo que un programa o una app móvil: cuando un programa o una aplicación no está actualizada tiene bugs y da fallos, y a ti te pasa lo mismo.

Un profesional que piense que lo sabe todo y que ya no tiene más que aprender está abocado a un estrepitoso fracaso: la tecnología y las tendencias digitales en marketing van cambiando y evolucionando, no hay más opción que cambiar y evolucionar con ellas. Claro está, hay que hacerlo si quieres ser capaz de usarlas a posteriori en tu propio beneficio y en el de los clientes.

En cualquier caso, hasta el más especialista en cualquier ámbito puede seguir aprendiendo y renovándose. En nuestra escuela puedes aprender todo lo que necesites para reciclarte. El éxito depende de la actitud.

Comparte el post