¿Qué es CRO? Optimización del ratio de conversión

El término CRO no es algo nuevo pese a haberse puesto de moda recientemente. Muchos lo confunden con una técnica de marketing online que se aplica de forma aislada en una página web aunque no se trate de eso.

Hoy vamos a explicarte en qué consiste y cómo se realiza el Conversion Rate Optimization (CRO).

Qué es la optimización de las conversiones

Para entender este término primero debemos desgranar sus siglas para que cojas algo de perspectiva:

Conversion: significa que un cliente haga alguna acción esencial para tu negocio en tu página web, como que se suscriba a una newletter, que rellene un formulario con petición de información (lead) o que compre alguno de tus productos.

Rate (ratio): es un término de corte matemático para definir la relación cuantitativa entre dos valores o magnitudes con el objetivo de medir su proporción.

Optimization: simplemente la utilización de un método orientado a mejorar un resultado concreto.

Optimización de las conversiones en un proceso para mejorar tu página web

Teniendo en cuenta este hecho es fácil que entiendas que el CRO no consiste en una acción determinada, sino en un proyecto que debe planificarse en una serie de fases cuantificables. De hecho para aplicar una estrategia de este tipo debes recurrir al método científico, planteando una hipótesis que a través del análisis sabrás si es cierta o no.

Atendiendo a esta lógica, cambiar el color de un botón, eliminar una pestaña o suprimir un campo de un formulario de inscripción, no pueden denominarse CRO si no se encuentran dentro de una estrategia de control.

Cómo realizar un proyecto de Conversion Rate Optimization

Como te explicábamos, para aplicar correctamente tu proyecto de Optimización de conversiones debes establecer una serie de fases que incluyen acciones determinadas. Las fases en términos generales son:

1. Análisis de la página:

1.1 Cuantitativo: duración de las sesiones, páginas vistas, visitantes únicos, tasas de rebote. Todas las métricas.

1.2 Cualitativo: comportamiento de los usuarios.

2. Establecimiento de objetivos:

Para ello primero debes definir qué consideras una conversión en tu página web, ya que cambia mucho dependiendo del sector al que te dediques y la finalidad de tu página: si incluye o no ventas, formularios, petición de presupuestos o cualquier aspecto relevante para tu negocio en el entorno online.

Una vez determinado, decide tus objetivos, qué deseas mejorar.

3. Creación de hipótesis:

3.1 Plan de test:

Elabora un test, define las herramientas a utilizar y los tiempos.

3.2 Desarrollo del test:

Ejecuta del plan de test bajo una observación de los datos que vas recogiendo.

3.3 Medición de los resultados e información obtenidos:

Incluye todas las conclusiones en una base de datos, así como todos los datos analizados.

4.Restart:

Si ya has obtenido alguna conclusión establece nuevos objetivos, reajusta las hipótesis y sigue analizando los procesos de conversión de tu web para aumentar tus ventas, tus suscriptores o cualquiera de las metas que persigues con tu página web.

A la hora de plantear el CRO no olvides observar tu entorno y conocer qué hace tu competencia, cuál es tu perfil de clientes y cuál es la situación actual del mercado en el que operas.

Comparte el post